¿Por qué huelen las flores?
Fotografía con fondo de flores

¿Por qué huelen las flores?

Tantos años rodeados de flores y seguro que pocas veces te has preguntado «¿Por qué huelen las flores?». El característico perfume que desprenden las flores es uno de los rasgos que las hacen tan especiales. Sin embargo, ese aroma que parece tan propio en realidad no lo es.

La frangancia de las flores está causada por los llamados compuestos orgánicos volátiles, unos productos químicos que proporcionan su olor a cada especie. Sustancias que, en función del día o de las condiciones ambientales, se desprenden, dando lugar a un perfume u otro. Encontrándose estos compuestos en diferentes partes de la planta, como el estambre, el pétalo o el polen. Al ser muy volátiles, se evaporan con gran facilidad, liberando su perfume al ambiente y difundiéndose con ella.

Cuando nos acercamos a una flor, las moléculas de su fragancia ya están difundidas en el aire y llegan hasta nuestra nariz, que envía información a nuestro cerebro para descifrar el olor, dando lugar a una sensación casi siempre agradable.

Así pues, para poder oler una flor, es necesrio que esta sustancia se encuentre en estado gaseoso o, si es sólida,  que sus moléculas en suspensión sean solubles en el líquido que humedece la pituitaria de la nariz de manera constante.

Pero, según un estudio llevado a cabo recientemente por el Centro de Investigaciones Ecológicas y Aplicaciones Forestales (CREAF),en colaboración con la Universidad Autónoma de Barcelona, las flores huelen a algo más que a flores. Y es que su aroma no solamente viene determinado por su apéndice vegetal, sino también por las bacterias, microorganismos y hongos que las recubren.

Durante dicho estudio, las plantas fueron pulverizadas con antibióticos. Esto no provocó daños ni estrés a las mismas, pero si hicieron que la cantidad de compuestos aromáticos que desprendían las flores disminuyeran considerablemente.

Pero además, estos antibióticos también cambiaron los tipos de compuestos que desprendían, haciendo que el olor fuera completamente distinto varios días después de ser pulverizadas. Las flores continúan estando sanas, pero su aroma no es el mismo porque se eliminan los hongos y microorganismos que viven en las flores. Esto quiere decir que las bacterias y los hongos juegan un papel clave en la fragancia de las flores.

¿Por qué las flores quieren desprender olor?

Como todos sabemos, en la naturaleza nunca nada ocurre por casualidad, sino que siempre existe una razón. En el caso de la fragancia de las flores, ésta esta relacionada también con un objetivo concreto. Las flores lo hacen para atraer a los polinizadores. A lo largo de la evolución, las flores se las ingeniaron para llamar la atención de los insectos y conseguir que se acercaran lo suficiente para que el polen se adhiriera a sus patas. Sin saberlo, los insectos siguen su camino hacia otros jardines, transportando el polen de un lugar a otro, ayudando a su reproducción.

Pero también se cree que lo hacen para anular la germinación y el desarrollo de otras plantas y para protegerse de los hongos, microbios y parásitos, así como de los hervíboros y como fotoprotección.

¿Existen flores que huelan mal?

Aunque siempre asociamos el mundo de las flores con un aroma agradable, lo cierto es que no siempre es así. Mientras que las lilas, la dama de noche o la gardenia son algunas de las plantas más apreciadas por su perfume, podemos encontrar otras que desprenden un aroma muy desagradable que tiene la finalidad de atraer con mayor facilidad a insectos polinizadores, especialmente a determinadas moscas y a escarabajos carroñeros. Algunas con olores que, incluso, llegan a ser nauseabundos. Es el caso de las amorphophallus titanum, la hydnora african, la orbea variegata o la rafflesia. En cambio, aquellas que desprenden buen olor suelen atraer principalmente a mariposas, aves y abejas.

Afortunadamente, aquellas que desprenden olores desagradables son las menos y la mayor parte de ellas, además de ser una opción muy popular para la decoración, nos ayudan a purificar el aire y a crear un ambiente agradable en nuestro hogar. Incluso las hay que ayudan a disimular los malos olores, por lo que nos permiten sustituir los ambientadores artificiales.

Y, por si esto fuera poco, también son beneficiosas para la salud, pues su aroma supone una grandísima ayuda como aromaterapia para aliviar dolores d ecabeza o mejroar la sensación de estado depresivo.

Eso si, hay algo que te llamará la atención. Cuanto mejor huele una flor, menos vistoso es su color. Lo cual tiene que ver con el hecho de que la fragancia de las flores se forme a partir de la clorofila. Si la clorofila no se transforma en aroma, se convertirá en pigmento que dará ñugar a un vistoso color. Esto no significa que las flores blancas tengan más frangancia que las de otros colores. Siempre hay excepciones como la rosa o la margarita que huelen muy bien y presentan colores preciosos.

Deja un comentario

Cerrar menú
×
×

Carrito